El Bad Romance de Lady Gaga con su ex asistenta

El éxito Bad Romance que catapultó a la fama mundial a Lady Gaga puede estar convirtiéndose en realidad por culpa de la tormentosa relación que parece mantener actualmente la cantante con su ex asistenta. La ex empleada acusa a Lady Gaga de ser “una diva cruel y con arrebatos esclavistas”.

La demandante, Jennifer O’Neill, ha querido ofrecer todo tipo de detalles sobre su relación con la neoyorkina al diario The New York Post. Según explica, la diva le pedía estar disponible las 24 horas del día durante la temporada que duró la gira Monster Ball. Nada de días libres, nada de tiempo personal para ella: “Debía estar disponible desde la primera hora de la madrugada a mitad de la noche”. Por si fuera poco, debía convertirse en la sombra de Gaga en estadios, aviones privados, suites, yates, ferris y cualquier tipo de transporte. Como el acompañante fiel de Willy Fogg.

Las obligaciones de la asistenta eran muy variadas. Desde llevarle la agenda a pasarle las toallas cuando salía de la ducha o ser el despertador personal de la cantante. Además, era la encargada de comprobar que todos los vestidos de Gaga estuvieran siempre listos. Personalmente, creo que esta es la tarea más difícil: imagina tener que preparar el vestido de filetes de ternera o encargar 150 muñecos de la Rana Gustavo para hacer un vestido y que no te tomen por loca. Aunque cobró por estos servicios, la ex asistenta pide que le paguen más de 7000 horas extras. Casi nada.

Lady Gaga no se ha pronunciado sobre este suceso y no creo que lo haga de manera forma. A decir verdad, la cantante es la que sale beneficiada de todo esto, sea verdad o mentira, ya que no hace otra cosa que seguir construyendo la figura del mito extravagante en el que se ha convertido Lady Gaga.

Fuente | El País

Más sobre Famosos y Corazón:

¡Comparte!

PinIt

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *