Justin Bieber dice que lleva una vida muy difícil

La revista Vanity Fair nos ha querido mostrar el lado más humano de Justin Bieber, lo que hay más allá de la vida de la estrella adolecente. Si la intención del cantante era quitarse la imagen de ídolo, lo que en realidad ha conseguido ha sido aumentarse el ego tres niveles.

En la entrevista, el cantante de Baby afirma que no duerme por las noches porque se dedica a pensar en todo aquello en lo que no ha tenido tiempo el resto del día.” Así es como funciona mi cerebro, no soy normal. Estoy muy loco”. Sin querer quitarle méritos al joven, la mayoría de la población mundial no tiene tiempo el resto del día ni para pensar. Justin, sí que eres normal.

Lo que está claro que Bieber no necesita para nada es autoestima. Reconoce que el ser una estrella le ayuda a tener éxito entre las chicas pero si no fuera famoso también tendría cientos de mujeres detrás. “Si caminara por la calle y una chica me viera, se daría la vuelta para mirarme porque soy atractivo”. Ya se ve en la portada de la revista comido a besos.

Para rematar la entrevista, su madre afirma que Dios envió a Justin al mundo para traer “luz e inspiración al mundo”. Eso sí que no se puede negar. El adolescente inspira tanto a aquellos que siguen al cantante allá donde va como a los que no le soportan.

Por mucho que nos quieran vender una imagen normal de Justin Bieber, hay que reconocer que el chaval está encantado de haberse conocido. Quizá presuma porque puede. ¿Quién no estaría contento de ser una estrella con 16 años?

Más sobre Famosos y Corazón:

¡Comparte!

PinIt

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *