Kim Kardashian tiene miedo a su propia boda

A cuatro días de celebrar su boda, Kim Kardashian ha confesado que está muy nerviosa. A diferencia del resto denovias, que no podrían dormir pensando si le darán calabazas en el mismísimo altar o si su prima le hará sombra luciendo escote, lo que le preocupa es caerse mientras camina hacia el altar.

Desmayarse vestida de blanco es lo que más teme que ocurra el día de su boda y que su futuro marido, Kris Humphries la vea haciendo el ridículo. A través de su cuenta de Twitter, la modelo ha hecho pública su euforia: “¡Oh, Dios mío! ¡Falta una semana para mi boda, esto es una locura!”

Para ser sinceros, está muy bien acompañada de amigas que harán que nada falle en un día tan especial. La diseñadora Vera Wang ha sido la encargada del vestido de novia y la modelo y presentadora Tyra Banks la ha acompañado durante los últimos días aconsejándola.

Kim, poco acostumbrada a trabajar duramente ha explicado que no sabía lo duro que hay que trabajar para organizar una boda. El sábado sabremos si todo ha salido a la perfección. Y si hay caída, a los pocos minutos la tendremos en YouTube. O eso espero.

Más sobre Famosos y Corazón:

¡Comparte!

PinIt

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *