La extraña cláusula de Lindsay Lohan

Ya sabemos que cuando los actores firman un contrato para una película o una serie suelen tener cláusulas del tipo de “no puedes engordar más de X kilos, no puedes teñirte ni cortarte el pelo” y cosas así para asegurar la continuidad en la película y que no haya cambios extraños. Pero lo que no nos esperábamos es la cláusula que le han impuesto a Lindsay Lohan para la película Liz & Dick… ¡le han prohibido conducir!

Son conocidos los accidentes de tráfico que ha tenido esta chica y claro, los productores no quieren arriesgare, así que han decidido que esta chica no se ponga al volante de nada. Al menos mientras se está rodando la película. Y nada es nada: ni siquiera puede conducir dentro de el set de rodaje. ¡A ver cómo lo hacen si tiene que conducir en la película!

Bromas aparte, parece que esta chica está teniendo muy mala suerte últimamente. No es la primera vez que tiene problemas al volante y para colmo, tuvo un choque con un camión durante una pausa en el rodaje, con lo que ha incumplido la cláusula. Entre el accidente y aquel día en que se quedó inconsciente en el hotel después de trabajar 48 horas seguidas… la actriz está en una racha un poco delicada. Menos mal que su asistente está ahí para echarle un cable y ayudarla en todo lo que necesite, aunque la actriz se lo pone difícil. Hace unos días se le vio cenando con unos amigos hasta altas horas de la mañana, cosa que ha sido muy criticada en el mundillo del espectáculo. ¿Conseguirá esta chica llevar una vida relajada y sin excesos?

 

Más sobre Famosos y Corazón:

¡Comparte!

PinIt

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *