Heidi Klum, un paso del amor al odio

“Nos separamos pero seguimos siendo amigos”. Hartos estamos de escuchar esta frase tan manida en boca de las estrellas y que, además, en muy pocas ocasiones se cumple. Cuando parecía que Heidi Klum y Seal iban por el buen camino y su divorcio parecía un asunto cordial, el cantante ha sacado el hacha de guerra y ya ha pedido sus condiciones para que el divorcio se cumpla.

La pareja había decidido tomarse el tema con calma por el bien de sus hijos. Hasta ahora. Cuando han tenido que acordar las cláusulas del divorcio, Seal se ha negado a ceder en la negociación y se ha puesto muy exigente a la hora de repartir los bienes. Los dos firmaron un acuerdo posnupcial por el cuál ninguna de las dos partes tienen bienes en común.

Sin embargo, según explica el portal TMZ, Seal ha declarado que existen posesiones que no entran dentro de este acuerdo. Además, por si no fuese suficiente, ha pedido la custodia de sus hijos: Leni (fruto de una relación de Klum con Flavio Briatore), Henry, Johan y Lou.

De todas forma, el cantante tiene todas las de perder frente a la top. Klum asegura que ha pasado mucho más tiempo con los niños que seal debido a que él pasaba mucho tiempo fuera de casa a causa de su carrera musical. En lo referente a la pensión alimenticia, el juez ha explicado que Seal no tiene que pasar ninguna pensión a su exmujer porque ella cobra más que él.

Uno de los pilares del amor de Hollywood se viene abajo. ¿Será este el único golpe o seguirán decepcionándonos?

Fuente | El País

Más sobre Famosos y Corazón:

¡Comparte!

PinIt

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *