Triángulo amoroso en Hollywood: Britney Spears y Kevin Ferderline

brit-23Britney Spears tuvo una carrera meteórica que la llevó de ser integrante del Club de Mickey Mouse a revelación del pop en la década del’90. Cuando estaba en la cima de su éxito y empezaba a descollar gracias a su sensualidad, posó sus ojos sobre uno de sus bailarines y selló su destino. El elegido fue Kevin Federline, que estaba esperando un hijo de otra bailarina, Shar Jackson.

En realidad, Britney y Kevin se habían conocido cinco años antes, pero él afirmó que en ese momento no hubo atracción, y cada uno siguió su camino. Años después, durante una gira mundial, Britney le declaró su amor, entusiasmada por los encuentros cercanos que habían tenido en su camarín. Britney avanzó porque tenía atributos de sobra para la conquista. Era popular, millonaria y muy sexy. En cambio Shar estaba embarazada de ocho meses y dependía financieramente del bailarín. Ignorando todo compromiso previo, Britney y Kevin comenzaron un romance y se casaron en septiembre de 2004 frente a 30 invitados, en una ceremonia marcada por las vulgaridades y los excesos.

Un año después tuvieron su primer hijo, Sean Preston, y 12 meses después tras superar una dura crisis de pareja nació Jayden James. Para entonces la carrera de Britney había entrado en una espiral descendente que se agudizó cuando se separó definitivamente de Kevin y se dedicó a beber y fumar sin control. Nunca volvió a ser la “niña dorada” de la música y cedió su trono a cantantes mucho menos conflictivas. Kevin, en tanto, se recompuso frente a la mirada pública: se convirtió en custodio único de sus dos hijos con Spears. Lejos del escándalo, Shar, la mujer despechada, afirmó más de una vez que Kevin y Britney “se merecían uno al otro”.

brit-45brit11

Más sobre Famosos y Corazón:

¡Comparte!

PinIt

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *