Boyer sigue grave

Miguel Boyer, que fue ingresado el 28 de febrero el la Clínica Ruber, sigue atravesando un complicado momento de salud. Después de sufrir una hemorragia cerebral, fue ingresado en la UCI y ahí sigue. Isabel Preysler y sus hijas, Ana y Tamara, no se han despegado del hospital, y han ido a verle a diario, pendientes en todo momento de la salud del ex ministro.

El jueves era sometido a una traqueotomía con el objetivo de mejorar las dificultades respiratorias que atravesó Boyer, para impedir que además, haya otras complicaciones secundarias. De todas maneras, Miguel Boyer, que superó con éxito la traqueomotomía, sigue grave y estará en la UCI durante más tiempo.

En cualquier caso, su evolución es buena, dentro de la gravedad. El ex ministro está consciente pero su evolución es lenta, como suele suceder en los pacientes con este tipo de problemas. De todas maneras, está claro que todavía le queda un largo camino para recuperarse y para saber cuáles son realmente las consecuencias que tendrá esta hemorragia cerebral.

Y es que aunque hay quienes afirmaban que tenía la mitad del cuerpo paralizado y que hasta podría tener afectada el habla, no hay fuentes oficiales que confirmen la noticia, es más, de momento, es imposible saber cuál será el estado final de Boyer, de 73 años, cuando salga de la UCI.

Foto de Hola