Crece la tensión en la Casa Real

Decir que la tensión es ya casi insostenible en el seno de la Familia Real no es, a estas alturas, ninguna sorpresa. Y es que desde que salió a la luz pública todo el asunto del caso Urdangarín, el escándalo ha sido impresionante y no solo eso. Además, las relaciones entre los miembros de la familia real, como era de suponer, están empezando a resentirse.

Al parecer, en la pasada visita de la infanta a Madrid, intentó hablar con su hermano para que no se posicionase en contra de Iñaki, y para intentar que fuese comprensivo con la complicada situación que están pasando.

Pero parece ser que la conversación no terminó, ni mucho menos, como la infanta esperaba, y al parecer desde entonces, los dos hermanos no han vuelto a hablar ni a tener ningún tipo de contacto.

La verdad es que es una pena, porque la relación entre el Príncipe Felipe y la infanta Cristina siempre había sido muy buena, pero la situación ha terminado rompiendo las relaciones entre los dos.

En fin, que la infanta no encontró el consuelo que esperaba, porque el príncipe (que imagino que ve cómo la actuación de su cuñado está haciendo temblar los cimientos de la monarquía) cree que Iñaki se merece un correctivo. Y no ligero, precisamente.

Veremos qué sucede a partir de los próximos días, puesto que ya queda menos para que Iñaki tenga que comparecer como imputado ante el juzgado de Palma.

Vía| Vanitatis