Guillermo de Inglaterra y Kate Middleton tienen sus réplicas de cera