El rey se rompe la cadera cazando

Ayer, el príncipe Felipe y la princesa, acompañados de sus hijas, acudían al hospital a ver al rey. La verdad es que la noticia de la caída del rey mientras estaba de caza en Botsuana ha levantado una polvareda impresionante.

Y es que eso de que mientras el país está en una situación crítica el rey se lo pase en grande cazando elefantes, no ha gustado nada. Y no solo eso. La falta de transparencia que ha puesto de manifiesto esta situación ha levantado una gran crispación entre la opinión pública.

Por otro lado, el hecho de que la la reina no haya venido todavía a ver al rey también ha dado mucho que hablar. Parece que los reyes están distanciados, algo que tampoco era nuevo, pero que se pone más de manifiesto que nunca. Claro, con razón el rey no acudió a ver a su nieto Froilán al hospital, donde permanece ingresado (aunque está a puntito de salir) a causa del disparo en el pie que sufría hace una semana.

Está claro que las cosas se le están poniendo muy complicadas no solo al rey, sino en general, a la Casa Real, que se está enfrentando a muchos problemas: Urdangarín, el disparo de Froilán y ahora, los elefantes del rey. Vamos, que la situación no es nada positiva y que tal y como está el país, atravesando unas dificultades terribles, cosas como esta no hacen ningún favor a la monarquía y solo contribuyen a crispar más el ambiente.

Vía| Hola