La infanta Cristina está en Barcelona

Hacía días que no veíamos a la infanta Cristina, y no es de extrañar que estuviera escondida en Washington, la verdad, porque no está en situación de mucho exponerse. Y es que con la que está cayendo en la Casa Real, y con las continuas informaciones que cada vez parecen dejar más claro que Urdangarín tiene mucho de lo que esconderse, las cosas se le están complicando bastante.+

De momento, el 25 de este mes Urdangarín tendrá que ir a Mallorca a declarar, y la Casa Real le ha prohibido alojarse en Marivent, el palacio en el que siempre pasan sus vacaciones. Y la verdad, no me extraña.

Lo que sí me ha parecido curiosa es ver lo sonriente que estaba la infanta, que esta mañana se acercaba a La Caixa, a na reunión. Y sí que es cierto que ha perdido algo de peso, pero sinceramente, me ha parecido que está «demasiado» tranquila. Y no, no es que tenga que ir arrastrándose por el suelo, ni mucho menos, pero un gesto de preocupación, de vergüenza por lo que su marido ha hecho, al final, a todos los españoles, hubieran sido de agradecer.

Vale, que parece que ella no tiene nada que ver en el asunto (aunque a mí me cuesta creer que no se enterase de nada de lo que hacía su marido), pero su imagen está por los suelos, algo que le debería afectar un poco más, ¿no? Claro, que a lo mejor estamos siendo un poco injustos y, como dice el refrán, la procesión va por dentro.

Sea como sea, le quedan unos días complicados, sobre todo a partir del 25 de este mes, con la declaración de su marido como imputado. Seguro que seguiremos hablando mucho del tema…