Las escapadas de la princesa Letizia

letizia

No hay duda de que son muchas las veces en las que la princesa Letizia ha sido vista fuera de la Zarzuela, saliendo con sus amigas, en bares de copas… Vamos, en actos que distan mucho de los oficiales, pero lo cierto es que no siempre es fácil encontrarla y, mucho menos, hacerle fotos.

Y es que en sus escapadas, la princesa queda con sus amigas y lo mejor de todo es que elige siempre una indumentaria a la moda, pero siempre que la ayuda a pasar desapercibida y muchas veces, conduciendo su propio coche. Siempre la acompañan sus escoltas personales, aunque pasan desapercibidos, hasta el momento en el que es necesario que intervegan, como cuentan algunos paparazzi: «Siempre va rodeada de al menos 4 o 5 escoltas. Muchas veces ni siquiera se les ve, pero ahí están. Si una persona saca su móvil y la enfoca desde cualquier rincón del restaurante inmediatamente son interceptados por la seguridad de la Princesa». Según otros testimonios: «Estábamos haciendo guardia por la calle Serrano. De repente, comenzaron a llegar varios miembros de seguridad. Nos permitían hacer sólo una foto, pero después no podíamos seguirla. Todo está perfectamente controlado”.

Desde luego, todos los cuidados son pocos: «A los escoltas de la Princesa algunos les llaman ‘la secta’ en Casa Real», y es más, «en muchas ocasiones, cuando la Princesa va en su coche y se trata de actos privados, los escoltas que la siguen no conocen el destino». Claro, teniendo en cuenta que la princesa no se corta en salir de copas con sus amigas hasta la madrugada… Y es que además de las salidas de copas, también le encanta ir a los conciertos de cantantes como Bon Jovi.

Por cierto, que las cosas que se ingenia la princesa para salir con amigas no tienen desperdicio. Por ejemplo, ha hecho cosas como crear un grupo de whatsapp colectivo con el fin de indicar a todod los acompañantes el día y la hora, sin saber dónde irían, y tuvieron que montar en una fugoneta que los fue a buscar, para reservar su privacidad. Desde luego, sin comentarios…

Vía| Vanitatis