Sara Carbonero y Casillas, boda en verano

Bueno, o al menos, eso es lo que asegura la revista Lecturas, que lo da por hecho en su portada. Aunque claro, esta es una de esas noticias que hay que tomarse con cierta cautela.

Lo que se sabe seguro, según el párroco de la iglesia del pueblo de Sara, es que allí no se casa. Los rumores no paran, porque la verdad es que la noticia ha sido toda una bomba. Sara no dice nada de nada, no coge el teléfono y su representante, como de costumbre, ni confirma ni desmiente, así que nos quedamos como estábamos.

Eso sí, hay fuentes muy cercanas a Sara Carbonero que aseguran: “No tenemos ni idea de esto. Tenemos mucha confianza y la comunicación es más que fluida con Sara, y no tenemos constancia. Cuando han ocurrido otras coas, nos hemos enterado sin problemas”.

La casa de Iker y Sara en Boadilla del Monte ya tiene un montón de periodistas en la puerta, y es que no se habla de otra cosa. Claro, que me parece que no nos van a decir nada. Lecturas cuenta más cosas, como que las invitaciones a la boda se repartirán dentro de poco.

Lo que sí es cierto es que la boda entra en los planes de Sara, que decía hace no mucho: “Me veo casada y con muchos hijos”. Si a esto le unimos que llevaba un solitario de Cartier, valorado en 3500 euros, que tiene toda la pinta de ser un anillo de pedida, hay poco más que decir, ¿no?

Sea como sea, lo que sí está claro es que la discreción ha sido siempre una de las características de la pareja, así que no creo que sea fácil que nos enteremos de muchos detalles. Pero es que la duda es enorme, ¿habrá boda en verano?

Vía| Vanitatis